domingo, 15 de febrero de 2015

Palabra AÑICOS y frase sobre la ESPERANZA

¡Queridos lectores de este rincón!

Con el mes de Febrero llega la segunda publicación de estos latidos a cuatro manos.

Hoy os traemos unos latidos formados por la palabra AÑICOS, y por una frase presente en el "Libro del Desasosiego" de Fernando Pessoa. La frase dice así: Unos dicen que sin esperanza la vida no es posible, otros que con esperanza resulta vacía.

Esperamos que os guste esta nueva publicación. 

¿Y vosotros, sois de los que tenéis esperanza o de los que preferís vivir sin ella?


+ Añicos:


M. pl. Pedazos pequeños en que se divide alguna cosa al romperse.

(Definición en WordReference.com)



LO QUE TRAEN LOS AÑICOS 

No hubo telón
y las máscaras dejaron de tapar el rostro,
como animales perdidos,
temblamos,
sofocados por la perplejidad,
y dimos un sorbo
a la copa de la impaciencia.

No hubo guión
y en las butacas parecía estar sentado nadie,
como títeres sin cuerda,
erramos,
permaneciendo impasibles
al espectáculo,
el nuestro.

Cuando hizo añicos el escenario
e inevitablemente
se derrumbó aquello que fuimos,
te invadió,
salvaje y dolorosamente,
una sensación dulce
de vacío y libertad.

-Eduardo José Villanueva-


AÑICOS

“Me has roto en mil pedazos. Me has hecho añicos. Por más que he intentado recomponerme de nuevo, no lo he logrado.

Ya no soy el mismo que era antes. Dicen que acercarse a mí trae mala suerte. ¿Qué buena suerte puede dar alguien roto en infinitos fragmentos?

Me siento desmembrado. No consigo encajar las pequeñas piezas que me dan vida. Me siento como un puzle enmarañado cuyos añicos han sido desperdigados, alejados unos de otros, para que nunca nadie pueda encontrar el lugar exacto, la posición exacta, donde todo debe estar.

Me has roto en mil pedazos. Y ahora ni siquiera puedo llegar a ser un reflejo de mí mismo. Cuando me toco solo veo grietas. Y ni siquiera puedo hallar una parte distorsionada de mí llena de cicatrices.

Nadie puede arreglarme. ¿Quién iba a querer arreglar a un ente cargado de la peor de las suertes?

Fdo: Un espejo.”

-Octubre-



+ “Unos dicen que sin esperanza la vida no es posible, otros que con esperanza resulta vacía.”


EL PODER DE LA ESPERANZA

Si deseas someter al otro utiliza la esperanza. Es un recurso útil, práctico y eficaz. Si deseas que alguien haga lo que tú deseas, abrígala de alguna clase o tipo de esperanza. Es muy difícil que nadie se niegue a sus encantos. ¿Quién no quiere una razón o un motivo para despertar del letargo?

La esperanza engrandece, motiva, incita, promueve, agita, enciende. La esperanza es una de las armas más limpias que existen para manipular y no dejar huella. La esperanza es ilusión. La ilusión empuja a perseguir el deseo. La llama que prende la acción suele provenir de la creencia o convicción de prosperar.

Si alguien deposita en ti su esperanza podrás poseer todo cuanto disponga. Todo poder conlleva una gran responsabilidad y toda esperanza trae consigo, irremediablemente, decepción.  No existe el fuego de la esperanza sin el ardor de una ilusión que se apague después.

Espero que la esperanza no espere de mí todo cuanto espero esperar de ella.

-Eduardo José Villanueva-


ESPERANZA

Esperanza.

Hay una frase de Fernando Pessoa en uno de sus libros que habla sobre la esperanza. En ella el autor nos recuerda:

«Unos dicen que sin esperanza la vida no es posible, otros que con esperanza resulta vacía.»

Yo soy, sin duda alguna, de esa clase de personas que no pueden vivir sin esperanza.

La esperanza por conseguir un mundo mejor, la esperanza que nos nutre de fuerzas cada día alimentando nuestros sueños. La esperanza a la que nos aferramos en los malos momentos mientras batallamos con causas que parecen perdidas.

La esperanza nos vuelve más soñadores, quizá menos prácticos o realistas, pero soñadores. ¿Y qué es la vida más que un continuo sueño, donde los seres humanos tan solo somos pequeñas hormiguitas que intentamos construir una escalera hacia el cielo de nuestros deseos?

Sin esperanza solo veríamos la tierra que hay bajo nuestros pies. Con esperanza sabemos que algún día llegaremos a tocar las nubes con nuestras propias manos y que ese cielo que vemos a lo lejos no está a tanta distancia como creemos. Sin esperanza nos limitamos a vivir. Con esperanza soñamos y luchamos dejándonos la piel para que nuestras utopías se hagan nuestra realidad.

Yo, sin duda, no puedo vivir sin esperanza.

La esperanza será lo último que pierda. La esperanza navegará dentro de mí hasta mi último suspiro.

-Octubre-

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Todos los comentarios que no estén basados en el respeto serán eliminados. Gracias.